DOMINGO DE PENTECOSTÉS

El domingo tanto en la mañana como en la tarde, tuvimos un encuentro maravillo con el Espíritu Santo, el Padre Rafael en la mañana nos animaba a clamar siempre el auxilio de Espíritu de Dios que está presto a ayudarnos, se oró por efusión a los padres de familia de la catequesis junto con los niños, fue un tiempo de sanidad y liberación, el amor de Dios se derramó sobre cada corazón, el Espíritu Santo se manifestó con sus carismas.

En la tarde el Padre Armando nos animaba a vivir en unidad para que de esa forma siempre permanezca el Espíritu Santo en nosotros, al fina hubo un tiempo hermoso de efusión para los varones que habían terminado el Seminario Ven a Jesús, se hizo oración por todo aquel que quería llenarse del Espíritu Santo.

Así concluimos la gran fiesta de Pentecostés, avivando el fuego del Espíritu Santo en nuestro ser.

Dejar un comentario