El cuerpo del venerable Carlo Acutis ya descansa en Asís

Los restos mortales del venerable Carlo Acutis, joven italiano fallecido con 15 años a causa de leucemia, ya reposan en el Santuario della Spogliazione, el lugar donde San Francisco de Asís «lo dejó todo para seguir al Señor».

“Estamos verdaderamente felices de que el cuerpo de Carlo sea traído a este lugar especial de la vida de San Francisco”, declaró Antonia Salzano, madre del joven cuya causa de beatificación está en proceso, al canal María Vision Italia encargado de elaborar el emotivo video que compartimos en este artículo.

“Para nosotros es fuente de inmensa alegría porque aquí comenzó el proceso de santidad de Francisco que decidió renunciar a sus bienes terrenos para ser de Cristo y vivir siendo pobre entre los pobres”, añadió Salzano.

Carlo descansa en la tierra de San Francisco

El traslado de los restos comenzó el 5 de abril con su llegada a la Basílica de San Francisco de Asís, seguida de una procesión hasta la Iglesia de San Ruffino, donde hubo una vigilia de jóvenes.

En la Misa durante la vigilia, el Arzobispo de Spoleto-Nurcia, Mons. Renato Boccardi, destacó la figura del venerable y también la de otro joven italiano, el beato Pier Giorgio Frassati.

“Carlo fue un joven normal, extraordinario en lo ordinario. Al igual que Pier Giorgio, también Carlo recibía cada día la visita de Jesús en el pan eucarístico y devolvía las visitas acogiendo y ayudando a los pobres”, dijo el prelado.

Enterrado en el «Santuario del Despojo»

El sábado 6 de abril, el cuerpo del venerable fue trasladado en un féretro de madera al «Santuario del Despojo» donde tuvo lugar la Misa presidida por Monseñor Domenico Sorrentino, Obispo de Asís – Nocera Umbra – Gualdo Tadino.

«Estamos aquí para sepultar sus restos mortales en este Santuario, para que su luz se encuentre y se funda con aquella que hace ocho siglos brilló en Francisco y que hace de Asís una ciudad especial. Francisco y Carlo ahora están indisolublemente unidos. Juntos, los cantores de la vida y el bien, germen del horizonte de una humanidad marcada por una crisis de época”, expresó Mons. Sorrentino en su homilía.

Finalmente, el cuerpo fue sepultado en un monumento sepulcral en la nave derecha del Santuario donde cientos de fieles rindieron homenaje a Carlo.

La santidad es posible en todas las edades

El legado de Acutis también ha sido recordado por el Papa Francisco en su reciente exhortación apostólica Christus vivit, publicada el 2 de abril tras el Sínodo de los Jóvenes celebrado en Roma en octubre de 2018.

En el documento, el Santo Padre afirma que a pesar de que el mundo digital puede ponernos ante el riesgo del ensimismamiento, del aislamiento o del placer vacío, «cabe destacar que hay jóvenes que también en estos ámbitos son creativos y a veces geniales, como lo era el joven venerable Carlos Acutis” -escribe Francisco- recordando que su vida y su testimonio demuestran cómo la santidad es posible en todas las edades.

Finalmente, el 7 de abril y como conclusión de los eventos realizados por el traslado de los restos del joven, el Cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, presidió una Misa a las 11 de la mañana, nuevamente en el Santuario del Despojo.

Una vida breve pero intensa

Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra), donde vivía su familia por motivos laborales. Años más tarde se mudaron a Milán, Italia.

Hizo su Primera Comunión a los siete años y desde entonces su vida estuvo marcada por un profundo amor a la Eucaristía, a la que consideraba su “autopista al cielo».

Iba a Misa y rezaba el Rosario todos los días, impulsado por su devoción a la Virgen María, a quien consideraba su confidente. También daba clases de catecismo a los niños y ayudaba a los más necesitados.

Sufrimiento ofrecido por el Papa y la Iglesia

El joven desarrolló un especial talento por la informática y fue considerado un genio por los adultos que lo conocían. Creó exposiciones virtuales sobre temas de fe como la de los milagros eucarísticos en todo el mundo, con tan sólo 14 años.

Cuando descubrió que tenía leucemia, Acutis ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia Católica. Murió el 12 de octubre de 2006 en la fiesta de la Virgen del Pilar, con 15 años.

Según indica la página web italiana «Famiglia Cristiana», antes de saber que estaba enfermo, el joven grabó un video donde dijo que si moría le gustaría que lo enterraran en Asís.

El 5 de julio de 2018 el Papa Francisco firmó el decreto que reconoce las virtudes heroicas de Carlo Acutis, un paso importante en su causa de beatificación.

(Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano)

Dejar un comentario